Historia:

El hombre, llevado por la necesidad de contar, ha utilizado métodos que a lo largo de la historia ha ido mejorando y perfeccionando; métodos como contar con los dedos, marcas en bastones y huesos, cuerdas con nudos y otras formas para pasar de un número al siguiente. Estas mejoras eran necesarias ya que las cantidades y cifras que manejaban iban subiendo cada vez más y se hacia necesario un sistema de representación practico y eficaz. El futuro científico y tecnológico de muchos pueblos dependía de la eficiencia de estos sistemas.

En la mayoría de ellos se utilizo la base 10 o decimal. Esto se debe a que antiguamente se utilizaban los 10 dedos de la mano para contar.

Estos sistemas de enumeración se diferenciaban en la forma de escribirse:


A parte de la numeración en base 10, se utilizaban otras, como la numeración en base 60 utilizada por los babilónicos.

Estos sistemas de numeración representaban los números enteros con gran exactitud, pero muchos de ellos eran poco prácticos a la hora de hacer ciertas operaciones y cálculos como la multiplicación o para representar grandes cifras.


Numeración Romana:



El sistema de enumeración utilizado por los romanos era mucho más simple que los anteriores y se basaba en el valor absoluto y posición relativa de siete símbolos representados por letras del alfabeto, con los que se podía representar unas cantidades elevadas con un numero reducido de ellos. Estos símbolos eran: I, V, X, L, C, D y M, donde I representaba 1 unidad, V 5 unidades, X diez unidades, L 50 unidades, C 100 unidades, D 500 unidades y M 1000 unidades. Con estos símbolos se obtenía todos los demás números:



Reglas y ejemplos:

Este sistema se basaba en la suma de los símbolos, colocados de tal forma que el de menor valor iría delante del valor mayor.

Ejemplo:
2151 se escribiría MMCLI
1809 se escribiría MDCCCIX

Cuando a la derecha de una cifra se escribe otra igual o menor, el valor resultante es la suma de los dos valores de las cifras.

Ejemplo:
XX = 20
LXVI = 66
VII = 7
XV = 15
MDC = 1600
LV = 55

La cifra I colocada a la izquierda de la V o la X, les resta una unidad. A la derecha, les suma una unidad. La cifra X colocada a la izquierda de la L o la C, les resta diez unidades y a la derecha les suma diez unidades. La C colocada a la izquierda de la D o la M, les resta cien unidades y si esta colocada a la derecha les suma cien unidades.

Ejemplo:
IV = 4 XL = 40
IX = 9 CX = 110
VI = 6 CD = 400
XI = 1 MC = 1100

Una cifra no se puede repetir más de tres veces seguidas.

Ejemplo:
XIII = 14
XXXIII = 33
XXIV = 24

Las cifras V, L y D no se pueden duplicar ya que la X, C y M representan sus valores duplicados.

Ejemplo:
X representa 10 en lugar de VV
C equivale 100 en lugar de LL
M equivale 1000 en lugar de DD

Si entre dos cifras cualesquiera hay otra menor, esta restara su valor a la siguiente.

Ejemplo:
XIX = 19
LXIV = 64

El valores de los números romanos se multiplica por mil tantas veces como rayas horizontales colocadas encima de estos últimos.


Origen y destino de estos simbolos:



La L provenia de la letra "psi", la C de la "theta" y la M y D de la "phi", como se puede ver en la imagen anterior. La I siempre se identifico como la unidad, la V representaba la mano abierta con 5 dedos y la X representaba una doble V.

Permitía hacer sumas y restas con gran facilidad pero no multiplicaciones y divisiones. La dificultad de lectura y escritura que presentaba fue un de las causas de su desaparición y su sustitución por otro mucho mas eficaz.

Este sistema fue difundido por toda Europa, el norte de África y Asia occidental gracias al imperio que habían formado. Los pueblos que había bajo dominación romana adoptaron este sistema a su modo de vida y sus costumbres. Perduro el sistema después de la separación de ese basto imperio pero unos cuantos siglos más antes de desaparecer sustituido por un sistema nuevo mucho más eficaz. Proviniendo de la india y extendido por los árabes, el nuevo sistema perdura hasta hoy en día.


En la actualidad, los números romanos se utilizan para diversas cosas como para enumerar capítulos de libros, actos y escenas de obras de teatro, nombres de papas y reyes, etc.


Anécdota:

Utilización del número IIII en lugar de IV:



Según unas investigaciones, la utilización del numero cuatro representado como IIII y no como IV en algunos relojes, se debe a que si miramos los numerales opuestos en el reloj se puede observar que están en equilibrio menos el VIII y el IV por lo que cambia el IV por el IIII para estabilizar el balance óptico.
Otra explicación mas sencilla es que en esos tiempos, la representación mas utilizada era la de IIII y no la de IV.
Respecto a eso, hay muchas teorías.

Documental:



Utilidades:

Links: